Hule de silicón RTV

Hule RTV-58E Caucho de silicón RTV-II, acondicionado con un dióxido de silicio. Útil en el encapsulado de transformadores, soporta temperaturas de hasta 240°C. Este hule también se puede utilizar para aplicaciones eléctricas, o para el vaciado de metales.

Grasa de silicón disipadora de calor

Grasa DC-G Compuesto de fluido de silicón y óxido de zinc, ideal para la disipación de calor en circuitos electrónicos; se presenta como pasta gris. Resiste temperaturas de –20°C hasta más de 200°C, y presenta una conductividad térmica de .900 W/m ∙ K Se utiliza ampliamente como masa de embutido en componentes electrónicos donde se requiere disipar el calor, así como en procesos de transferencia. Ejemplos donde se puede utilizar esta grasa son: disipadores de calor donde se encuentran los transistores de potencia, leds, etc.

Aditivos de silicón para pinturas

Aditivo OL-17 (Lanxess Co.) Metilpolisiloxano modificado con poliéter. Favorece la extensibilidad y mejora la lisura superficial en pinturas de poliuretano; impide la formación de estructura de pulverizado, efecto piel de naranja y cráteres. El aditivo OL-17, pose una buena compatibilidad con ligantes y una elevada eficacia en muchos de ellos. Es especialmente adecuado para sistemas de endurecimiento químico, en primer lugar para pinturas de poliuretano de dos componentes. Este aditivo es soluble en agua, pero debido a la estabilidad limitada de esta solución en ligantes diluibles en agua, solamente se debe utilizar tras ensayos cuidadosos.

Resina de silicón

Resina P-500 (Momentive) Resina de silicón fenilmetil de dureza media, utilizada como ligante para pinturas anticorrosivas, con una resistencia al calor de hasta 600°C., una vez formulado. Los campos de aplicación preferentes son el pintado de máquinas, puertas de hornos, codos de motor, tostadores, escapes de coche, plantas de secado y cualquier superficie expuestas a temperaturas no mayores de 600 ºC Las pinturas fabricadas con la resina P-500 secan a temperatura ambiente, sin quedar pegajosas, alcanzando así una buena resistencia mecánica, estabilidad a la intemperie y a la corrosión. No obstante, las propiedades mecánicas óptimas, así como la resistencia a aceites y bencinas, se logran hasta después de haberlas calentado a más de 200 ºC durante aproximadamente una hora.